El secreto del flan napolitano, postre icónico con un origen sorprendente

receta de flan napolitano

Estimados amigos y amigas de Paulina Cocina, hoy vinimos a sorprenderlos con una receta que parece de un lugar pero es de otro y hasta quizás ustedes lo conozcan con otro nombre. Spoiler: ¡El flan napolitano no es de Nápoles! Pero sigan leyendo porque es muy interesante el por qué y el cómo. Además como siempre al final van a encontrar la mejor y más fácil receta del mundo. 

Sobre el flan napolitano

El flan napolitano es un postre icónico en la gastronomía mexicana que combina influencias europeas con ingredientes locales para crear una deliciosa y suave obra maestra culinaria. 

El flan napolitano y su origen

Este postre es conocido por su textura cremosa y su sabor a caramelo, y su popularidad ha trascendido fronteras, convirtiéndose en una opción favorita en muchas partes del mundo.

El nombre sugiere una conexión con la ciudad italiana de Nápoles, pero la receta tal como la conocemos hoy en día tiene sus raíces en México. Su origen se remonta al período colonial, cuando los españoles introdujeron el flan en México y, con el tiempo, los mexicanos le dieron su toque único. 

La característica distintiva del flan napolitano es su capa de caramelo líquido que se convierte en una salsa dulce y pegajosa cuando se vierte sobre el flan invertido antes de servirlo. 

receta fácil de flan napolitano

Ingredientes básicos de una receta sorprendente

La receta básica del flan napolitano incluye ingredientes simples pero esenciales como huevos, leche condensada y leche evaporada, azúcar y vainilla. 

  • Estos ingredientes se mezclan para formar una mezcla suave y homogénea que luego se hornea en un molde previamente acaramelado. La magia ocurre en el horno, donde la mezcla se transforma en un flan de textura suave y sedosa, con una parte inferior caramelizada que añade un contraste de sabor y textura.

El flan napolitano se sirve típicamente en rebanadas individuales, acompañado de una porción de caramelo que se derrama sobre la parte superior, creando una presentación atractiva y apetitosa. Su sabor dulce y suave lo hace ideal para rematar una comida tradicional mexicana o para disfrutarlo como postre en cualquier ocasión especial.

Ahora sí: origen del flan napolitano

Su nombre puede llevar a la confusión debido a su referencia a Nápoles, una ciudad italiana. Sin embargo, este postre no tiene su origen en Italia, sino en México, y su nombre se atribuye más a una cuestión de marketing y aprecio por la cocina europea que a sus verdaderos orígenes. 

Durante el período colonial, los españoles introdujeron en México el flan clásico, un postre de origen europeo, y se empezó a fusionar con ingredientes y técnicas locales para crear una versión única.

La razón detrás del término “napolitano” se debe a que, en ese momento, Nápoles era considerada un símbolo de refinamiento culinario en Europa. Al llamarlo “napolitano”, se buscaba darle un toque de elegancia y sofisticación al postre, lo que lo hacía más atractivo para las clases aristocráticas y la sociedad mexicana de la época.

El flan napolitano decorado, sabroso y bello

Decorar un flan napolitano es una oportunidad para añadir un toque de elegancia visual a este postre. La forma más común de decoración es verter un poco de caramelo líquido para flan y postres sobre la superficie antes de servirlo. Esto no solo realza el sabor del postre, sino que también crea un aspecto atractivo y brillante. 

Además, se puede agregar una hoja de menta fresca o una fresa en la parte superior para dar un toque de color y frescura. Algunos amantes del flan también optan por espolvorear un poco de canela o nuez moscada molida para añadir un matiz de sabor adicional.

La receta de flan napolitano ha experimentado diversas variaciones a lo largo de los años, con ingredientes adicionales como café, chocolate o frutas que se incorporan para darle un giro creativo. Es usual también ponerle encima un copo de crema chantilly que no sólo le dará belleza visual sino que realzará la cremosidad al postre.

Seguime en Instagram (acá)
Y en YouTube que subo vídeos nuevos todas las semanas (clic acá)

Receta de flan napolitano

Rinde: 8 porciones

Tiempo de preparación: 1 hora

Ingredientes

Para el flan:

  • 400 gr de leche condensada
  • 370 ml de leche evaporada
  • 4 huevos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Para el caramelo:

  • 1 taza de azúcar granulada

Cómo hacer flan napolitano

  1. En una cacerola calentar el azúcar a fuego medio dejando que se derrita lentamente sin revolver unos 10-15 minutos. El caramelo debe tener un color dorado profundo.
  2. Retirar del fuego y verter rápidamente el caramelo caliente en el fondo de un molde para flan.
  3. En un bol mezclar la leche condensada, la leche evaporada, los huevos y la esencia de vainilla. Batir bien hasta obtener una mezcla suave y homogénea.
  4. Verter la mezcla de flan sobre el caramelo en el molde. Cubrir con papel de aluminio o la tapa del molde.
  5. Colocar en una fuente apta para horno más grande. Llenar la fuente con agua caliente hasta la mitad de la altura del molde para flan para el baño maría.
  6. Precalentar el horno a 180°C. Hornear durante 45 minutos a 1 hora. Retirar del horno y dejar que se enfríe a temperatura ambiente.
  7. Refrigerar 4 horas o toda la noche para que adquiera su textura y sabor óptimo.
como hacer flan napolitano

Votar esta receta

Para votar, pasar el mouse sobre los ajos

Muy MaloMaloRegularBuenoMuy bueno! (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

¿y? ¿qué te parece la receta?

Compartir, guardar, imprimir

Callos a la madrileña

Callos a la Madrileña: Receta tradicional

Los callos a la madrileña son típicos en la cocina Española, y muy sabrosos! Una receta tradicional que siempre sorprende. Una receta tradicional que cautiva a todos. Con nuestra receta, aprenderás a hacer una combinación perfecta de callos, morcilla y chorizo con un sabor irresistible. ¡Agrega un toque de tradición española a tu próxima cena con esta receta de callos a la madrileña!

Suscribirse
Notificarme de
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios