Aros de Cebolla Crujientes: Receta fácil para la previa

Aros de cebolla

Solo tenés cebollas pero se te antojó algo distinto? Acompañame que hoy vamos a preparar la receta de tu vida. Sean muy bienvenidos y bienvenidas a un nuevo capítulo de Paulina Cocina! Hoy cocinaremos Aros de Cebolla, por fin vamos a aprender a hacerlos y te advierto que no vas a dejar de cocinarlos nunca más, el que avisa no traiciona.

Esta receta es, literal, una de las mejores para los que les gusta mucho la cebolla, como a mi. Suelen servirlos en lugares de comida rápida, hoy los traemos caseritos desde tu cocina.

Sobre los aros de cebolla

Este es uno de esos inventos que decís, gracias dios por darnos tanto y gracias al que los inventó porque nos alegró la vida ❤️️.

Aunque no lo crean, esta es una receta muy antigua; hay una disputa entre dos historias de quien las inventó, hoy en día son considerados un tipo de comida chatarra tradicional del territorio estadounidense y canadiense. Nosotros lo superamos y nos enfocamos en otras cosas importantes.

Como todas las preparaciones antiguas, existen muchas dudas sobre la forma correcta de cocinarlas. Cuando se trata de frituras, es aún más complicado hallar el mecanismo ideal para obtener un resultado crujiente, dorado y, sobre todo, sabroso y digno.

¿Cómo picar la cebolla correctamente?

Por supuestísimo vamos a pelarla antes de empezar a picar. Después lo primero que tenes que hacer es cortarla a la mitad. Importante no empezar a cortar los aros desde una punta, porque no van a quedar los aros como realmente los queremos. 

Después de partir la cebolla a la mitad, vas a partir cada mitad en tres pedazos, no más de tres, porque no queremos que queden aros muy finitos. (Si intentas hacer aros muy finitos corres el riesgo de tener que tirar cebolla y tampoco queremos eso). Ya van a ver cómo cortandola de esta forma yo la aprovecho toda.

Para darle la formita perfecta del aro de cebolla

Cuando ya tienen así las tres o cuatro partes de las cebollas cortadas, van a ir separando los aritos. 

TRUCO: tengan cuidado que los aritos de la cebolla tienen como un “derecho y un revés” que si intentamos sacarlo para un lado no sale, pero para el otro sale casi solo. Ya se, parece una tontería, pero no lo es.

¿Cómo hago para no llorar cortando la cebolla?

i me siguen en Instagram y vieron mis historias lo van a saber, porque es una polémica que duró un montón de tiempo. Todo empezó cuando una seguidora me comentó que si le pedía perdón y permiso a la cebolla antes de cortarla y comérmela, supuestamente, no lloras.

Parece una locura, pero un montón de seguidores dijeron que lo hacían: le pedían permiso y perdón por cortarla y que de esa manera no lloraban!! 

Entonces, ustedes me dirán en comentarios, si sabían esto o qué opinan sobre esta teoría científica y si ustedes también se comunican con sus alimentos. En caso de que no lo hayan hecho nunca, les pido por favor que lo hagan, después de hacer esta espectacular receta y me digan si efectivamente es así la teoría de la cebolla llorona. 

De repente me pintó el misticismo.

El preparado previo de las cebollas

A todos los aros que van saliendo de las cebollas los vamos poniendo en un bol hondo.

Cuando terminamos de sacar todos los aros, les ponemos agua bien fría y sal. Así los dejamos en remojo por 5 – 10 minutos.

Pasado ese tiempo, rapidito rapidito vamos a escurrir las cebollas con algún repasador o papel de cocina para que no queden con más agua, así ya estarían listas para rebozar.

La masa para el rebozado

Bueno acá es cuando se viene la joda, el rebozado que preparé yo para esta receta lo hice con cerveza, si, la birra que te guste, del tipo que te guste, la que tengas en la heladera.

Si no te gusta la cerveza y no le querés poner, entonces le pones soda.

  • Si no le quieren poner cerveza por los niños, porque no quieren que se sienta el alcohol, sepan que el alcohol se evapora, entonces no va a tener alcohol la comida. ¿Okey? Ya esta data la saben, pero el público se renueva así que nunca está demás. 

Después de la cerveza o soda, le vamos a poner sal y harina. En mi caso yo usé harina leudante porque me gusta que de esa forma queden así como gorditos (también le podrías poner harina común, no hay problema). 

Luego voy a dar sabor con pimentón y pimienta. En este momento le podrías agregar el condimento que más te guste, yo elegí esos.

Con todos los ingredientes en el mismo recipiente voy a batir con batidor de varillas hasta que no quede ningún grumo, baten baten baten como el chocolate y le agregan un poquito más de harina si necesita. 

(Honestamente yo lo hago a ojo y espero que ustedes se animen a hacerlo a ojo y en general a cocinar a ojo ya que con las cosas saladas es bastante sencillo).

Al final esto les tiene que quedar como una mezcla de panqueques así sin ningún grumo. y más o menos esta consistencia.

La técnica del rebozado

Acá se viene la magia. La cosa linda y secreta que ya no es más secreta porque se las estoy compartiendo.

Mezclamos las cebollas secas en el rebozado y de a poquito las vamos rebozando completamente, con un tenedor y con paciencia, muy despacito, sin romper los aros de cebolla.

Vamos a mezclar hasta que todos los aros se embeban bien en la mezcla.

Mientras todo esto sucede, vamos a poner aceite a calentar para freír los aros de cebolla.

Para la fritura

Vamos a poner abundante aceite en una olla, no escatimen con esto, no en una sartén porque si no vamos a salpicar todo y no queremos eso.

La cantidad de aceite que utilices para esta fritura tiene que ser bastante, por lo menos cuatro dedos de altura.

OJO: no me ahorres el aceite, te lo pido por favor, ya hablamos muchas veces de que si freímos en un hilito de aceite es muy probable que se queme y después te haga mal, porque te tragas un montón de aceite.

Señora, el aceite es como el chongo: abundante y caliente.

Para asegurarnos de que el aceite ya esté caliente, tiramos un poquito de la masa antes para corroborar.

Dos salsitas para acompañar aros de cebolla

La salsita 1: Mayonesa de Cilantro

Yo la hago y la uso para todo, la amo, me encanta.

Ingredientes:

  • Cilantro
  • Yogurt
  • Mostaza
  • Mayonesa

Preparación:

  1. Primero picamos cilantro y le agregamos yogurt neutro más o menos un par de cucharadas (también todo a ojo).
  2. Después vamos a agregar un poco de Mayonesa y unas cucharadas de Mostaza, en este caso yo usé los aderezos de Natura (te quiero un montón Natura).
  3. Vamos a mezclar muy bien. Si te gusta más ácida le pones un poco de limón que va a quedar perfecto con la fritura.

Para mí así con el ácido del yogurt ya está perfecto, tiene la mostacita y súper rica así que va a quedar re bien. 

Salsa 2: Salsa agridulce

Ingredientes

  • Miel
  • Ketchup
  • Salsa de soja
  • Ajo o jengibre (opcional)

Preparación

  1. Primero mezclamos la miel con el ketchup y la salsa de soja.
  2. Sal no es necesario, si quieren un poquito.
  3. Después sumamos un poquito de jengibre rallado que va a quedar espectacular

Esta salsita es simplemente así, no saben lo rica que queda, tiene esa cosa dulzona pero a su vez es salada bien de la soja. Sin dudas mi favorita.

Truco para que te queden %100 crocantes

Para este momento en el que buscamos crocante, obviamente usamos polenta amores, la polenta frita vuelve a todo súper crujiente, sobre todo a las verduras que son blandas o que al cocinarse se ponen blandas.

Entonces para sumar este plus del bien, pasamos desde la mezcla de cerveza y le damos una última rebozada en polenta antes de freír.

Antes, otro secreto para que quede crocante: cuando van saliendo ya listo, los vamos colocando en un recipiente plano, como un plato, con una servilleta de papel en la base y sin amontonarlas una arriba de la otra, para que el calor no le saque lo crocante.

Listo, por favor te lo pido que hagas esta receta y que hagas estas salsitas porque van a quedar espectacular, no saben lo bien que quedan con estas salsas .

Bueno, los quiero mucho, bye.

Consejos importantísimos para unos aros de cebolla fuera de serie

Aquí te dejo un par de consejos para cuando vayas a hacerlos:

  • Elegir cebollas medianas o grandes y cortar en aros de 1 cm de grosor.
  • Te recomiendo utilizar cebolla colorada, ya que además de destacar por su color, le dará un sabor dulce más fuerte que la cebolla blanca. Haceme caso, no te vas a arrepentir.
  • Si no los vas a preparar al momento, lo mejor es guardar los aros cortados en la heladera donde se pondrán más firmes a la hora de prepararlos.
    • Chequeame aquí que esto es una excelente opción Meal Prep para tener congelados y salvar cualquier momento, comida de una reunión imprevista o cuando se te antojen!
  • Si la cebolla está algo húmeda hay que secar con papel de cocina antes de preparar los aros.
  • Además de las salsitas que te propuse más arriba, podés acompañarlos con mayonesa, ketchup, salsa tártara o simplemente un hilo de miel de caña.

DATO: Tanto la cebolla blanca como la cebolla colorada estimulan el apetito, favorecen a la digestión, son bactericidas, depurativas y diuréticas. Ya, son perfectas.

  • Un paso fundamental es el de poner las cebollas en remojo. Aunque realmente no es obligatorio hacerlo, es una buena técnica para bajarle un poco su fuerte olor y sabor, sobre todo porque en esta receta le daremos una cocción muy breve.
    • El truco está en remojarlas en agua fría con sal por al menos 10 minutos y no más de 30.
  • Podemos sustituir la soda por cerveza o alguna bebida gaseosa y funciona igual.
  • Si queremos unos aros de cebolla bien crujientes, tenemos que esperar a que el aceite esté muy caliente. Después de introducir en la sartén los aros, bajamos un poco la temperatura. Así se harán bien, tanto por dentro como por fuera y de forma homogénea.

Pónganse la 10 y hagan estos aros de cebolla para la próxima juntada, son un gol y los van a amar. Aquí abajo les dejo la receta completísima y paso a paso. Éxitos! 

Yami.

aros de cebolla frita

Receta de aros de cebolla

Ingredientes para 2 personas

  •  1 cebolla.
  •  150 g. de harina.
  •  150 ml. de soda.
  •  1 cucharadita de pimentón dulce.
  •  1 cucharadita de levadura.
  •  Pan rallado c/n.
  •  Sal.
  •  Aceite de oliva.

Cómo hacer aros de cebolla caseros

  1. Pelar y cortar en rodajas finas la cebolla, más o menos de 1 cm de grosor. Separar cada capa de la cebolla cuidadosamente. Deberían quedar con forma de aritos.
  2. Meterlos en agua fría durante unos 30 minutos. 
  3. Mezclar en un bol la harina, levadura, soda fría, sal, una cucharadita de pimentón hasta que quede cremoso y sin grumos.
  4. Sacar las cebollas del agua, tirarles un poco de sal y meterlas en la mezcla, tienen que quedar completamente recubiertos.
  5. Retirar el exceso de masa de las cebollas y pasarlas por pan rallado. Reservamos en un plato y repetimos el proceso de rebozado con los demás aros.
  6. Freír a fuego fuerte. Contar 30 segundos y retirarlos, dejando que reposen sobre una rejilla o servilleta para escurrir el exceso de aceite. Así tendrás listos unos crujientes aros de cebolla caseros.

Y acá la receta en video

Votar esta receta

Para votar, pasar el mouse sobre los ajos

Muy MaloMaloRegularBuenoMuy bueno! (31 votos, promedio: 4,03 de 5)

¿y? ¿qué te parece la receta?

Compartir, guardar, imprimir

Suscribirse
Notificarme de
8 Comentarios
Más Reciente
Más Antiguo Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Marta
16 de enero de 2022 12:03

En The Embers, le ponían extracto de vainilla para disminuir el fuerte olor yabor!

Euge
15 de enero de 2022 20:15

Levadura o polvo de hornear?