Caldo de pollo casero para el alma y el cuerpo

Receta de caldo de pollo

¡Hola amigos de Paulina Cocina! ¡Cómo nos gusta esta receta! Además de tener beneficios para el cuerpo, también tiene fama de ser reconfortante para el alma, su nombre está en un libro y es recomendado por madres y abuelas en los periodos de gripe o tristeza. No estamos hablando de ninguna poción mágica sino del delicioso y fácil caldo de pollo.

Muchas veces cuando pensamos en caldo de pollo se nos viene a la mente un agüita clara o insulsa pero la realidad es que si está bien hecho y con esta receta vamos a lograr un plato muy sabroso y con el mínimo de grasa.

Sobre el caldo de pollo

Lo genial de esta receta es que además de ser un plato en sí mismo, podemos usarla para diferentes preparaciones como por ejemplo de base para recetas de sopas súper sencillas para todos los días, guisos e incluso salsas. Es decir, toda preparación donde el sabor del pollo pueda aportar su toque y beneficios y también vamos a hablar de eso.

Algunos datos sobre esta receta

El caldo de pollo es un líquido resultante de la cocción de pollo en agua junto con diversos ingredientes aromáticos. Tiene su origen en la cocina tradicional y se utiliza en una amplia variedad de platos en muchas culturas alrededor del mundo. 

El caldo de pollo tiene una larga historia y su origen se remonta a diferentes culturas culinarias. No hay un lugar o momento específico en el que se haya creado, ya que la idea de utilizar huesos y partes de pollo para hacer caldo ha sido parte de muchas tradiciones gastronómicas desde hace siglos.

Diferencia entre caldo de pollo y consomé

El caldo de pollo se elabora cocinando pollo, huesos y vegetales en agua, resultando en un líquido claro y sabroso. El consomé, por otro lado, se elabora de manera similar pero se somete a un proceso adicional de clarificación con claras de huevo y otros ingredientes para obtener un líquido más transparente y brillante. 

5 usos diferentes

Como dijimos anteriormente, esta preparación tiene muchos beneficios y usos. Algunos reales y otros que vienen de la cultura popular. De más está decir que no cuestionamos sino que apoyamos con vehemencia cada uno de ellos y te contamos los usos más comunes  mientras nos tomamos una taza de rico y reconfortante caldo de pollo:

  1. Base para sopas y guisos: El caldo de pollo se utiliza como base líquida para preparar sopas y guisos. Agrega sabor y nutrientes a estos platos, mejorando su sabor y textura. Puede servir como base para sopas clásicas como la sopa de pollo con fideos, sopa de tortilla o sopa de arroz.
  2. Salsas y adobos: También puede ser utilizado como base para salsas y adobos. Agrega profundidad de sabor y ayuda a realzar los sabores de otros ingredientes. Se puede utilizar para hacer salsas para pastas, salsas para carnes, adobos para pollo, entre otros.
  3. Cocción de arroz y otros granos: El caldo de pollo es ideal para cocinar arroz y otros granos, ya que aporta sabor y aroma al plato final. El arroz cocinado en caldo de pollo tiene un sabor más rico y sabroso que el arroz cocido solo en agua.
  4. Recuperación de enfermedades: En muchas culturas, este caldo se considera un remedio para combatir los resfriados y enfermedades. Se cree que el caldo de pollo tiene propiedades reconfortantes y puede ayudar a aliviar los síntomas de enfermedades respiratorias.
  5. Bebida caliente reconfortante: También puede consumirse simplemente como una bebida caliente reconfortante. Se puede tomar solo o se le puede añadir algunos condimentos como pimienta, limón o hierbas frescas para realzar el sabor.

Receta de caldo de pollo

Esta receta de caldo de pollo por tener bien concentrados los sabores y ser baja en grasas es ideal para poner en recipientes aptos y freezar. De esta manera podemos tener nuestro delicioso caldo de pollo disponible para cuando lo necesitemos. 

  • Rinde: 12 porciones
  • Tiempo de preparación: 3 horas

Ingredientes

  • 1 pollo entero (o piezas de pollo con hueso)
  • 2 zanahorias grandes, cortadas en trozos grandes
  • 2 tallos de apio, cortados en trozos grandes
  • 1 cebolla grande, pelada y cortada en cuartos
  • 4 dientes de ajo, pelados
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharadita de granos de pimienta enteros
  • Sal a gusto
  • Agua c/n para cubrir los ingredientes (aproximadamente 4 litros).

Como hacer caldo de pollo en 5 pasos

  1. En una olla grande, colocar el pollo y cubrir con agua fría. Llevar a ebullición hasta que hierva. Reducir el fuego a bajo y retirar la espuma que se forma en la superficie.
  2. Agregar las zanahorias, el apio, la cebolla, el ajo, la hoja de laurel y los granos de pimienta a la olla. Envolver los ingredientes en un trozo de gasa o muselina para facilitar su posterior remoción o dejarlos sueltos en el caldo.
  3. Cocinar a fuego lento durante aproximadamente 1 hora y media. Asegurar que el caldo burbujee. Durante la cocción, agregar agua adicional si es necesario para mantener los ingredientes cubiertos.
  4. Luego, retirar las piezas de pollo y reservar para usar en otras preparaciones. Mientras tanto, colar el caldo a través de un colador para eliminar los sólidos y obtener un líquido claro.
  5. Enfriar el caldo y retirar por completo la capa de grasa solidificada que se forma en la superficie. Condimentar y servir.
Como hacer caldo de pollo

Votar esta receta

Para votar, pasar el mouse sobre los ajos

Muy MaloMaloRegularBuenoMuy bueno! (4 votos, promedio: 5,00 de 5)

¿y? ¿qué te parece la receta?

Compartir, guardar, imprimir

Receta de rosquitas

Como hacer rosquitas: Receta fácil y económica

Las rosquitas de manteca caseras para el desayuno, el mate, para el bolsillo de la dama y el caballero. Hoy vamos a aprender COMO HACER ROSQUITAS! La receta, consejos para la masa bomba y el glaseado, en este post.

Suscribirse
Notificarme de
1 Comentario
Más Reciente
Más Antiguo Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios